Opinión | La peligrosidad del puritanismo moral

Madrid 10 dic. 2018 – (Amnat thawra)

Opinión de Nasra Mah Iahdih Said

Amnat thawra
Amnat thawra

Nasra Mah Iahdih Said. Miembro de Amnat thawra y estudiante de Derecho.

Lo cierto es que, desde hace un tiempo llevo observando una actitud en la sociedad propia de doctrinas dogmáticas del siglo XV. Es como si nuestra mentalidad retrocediera. Es tal la expansión del puritanismo moral, que ha afectado a todos los movimientos sociales, con independencia de si son conservadores o progresistas.

Este puritanismo moral, está presente en todas las sociedad del mundo. No hay ni una sola civilización que se libre de ésta lacra. Pero me centraré en la mía; la saharaui.

En la sociedad saharaui impera un puritanismo cimentado en la proyección exterior. Es decir, asentado en la imagen que se proyecta de cara a la galería. Todo parece basarse en la fachada exterior, en aparentar. En definitiva, la obsesión de cualquier saharaui (con independencia del lugar en el que se haya criado) es mostrar la perfección.

En la ética aristotélica, la perfección está ligada a la virtud, es decir, es una excelencia. Para Aristoteles, el alma tiene una parte racional que se divide en intelecto y voluntad. Por tanto, según Aristoteles, hay dos tipos de virtudes: las que perfeccionan la voluntad y las que perfeccionan el intelecto. Las virtudes morales consisten en el perfeccionamiento de la voluntad y del cacácter. Según éste genio de la filosofía, el ser humano necesita vivir en sociedad, ya que es ésta la que le ayuda a desarroar sus fines y su perfección. Al fin y al cabo, esta fijación que el ser humano tiene hacia la perfección se debe a su ansiada búsqueda de la felicidad. El problema viene cuando, dicha fijación roza la ridiculez.

Roza la ridiculez cuando, te proclamas sorora con toda tranquilidad, sin antes darte cuenta de que acatar dicho concepto es una tarea cuasi-imposible. Pero… el problema no es la intención que tenemos para acatar la sororidad, sino lo intransigente que te puedes volver al creer que tu sororidad es pura y que realmente llevas a cabo dicha práctica.

Acatar al pie de la letra la práctica de la sororidad, es una tarea legítima y que, todas debemos de intentar hacer. Lo que no se debe permitir es el puritanismo moral basado en la sorodiad. Cuando tu fijación llega a este grado, quiere decir que has rozado la ridiculez, pues, nadie está libre de pecado. Todas, absolutamente todas, pecamos de pensamientos y/o actos machistas. Pues todas tenemos un machista dentro que debemos combatir a diario. Ya que esta lacra ha estado instaurada durante tantos siglos que… creer que la has erradicado porque te proclames feministas, es no entender la realidad o vivir una realidad de tu persona tergiversada. No nos hacemos ningún favor omitiendo dicha realidad.

En nuestro día a día, nuestros sentimientos hacia otras mujeres en muchas ocasiones son provocados por ese machista que todas tenemos dentro. Nuestra obligación como feministas es luchar contra ese demonio, no cargar contra otras hermanas promovidas por ese puritanismo feminista que no hace más que volvernos antifeministas.

Hazte mirar ese puritanismo feminista. Porque nadie está libre de pecado.

En cuanto a los que dicen llevar a cabo la tradición y la religión al pie de la letra, decirles que no tienen más que hacer un análisis de sus actos, y encontrarán la respuesta a su ridículo puritanismo moral.

Te exigen vestir “la melhfa” mientras ellos están en la playa con su torso al descubierto. Te exigen un puritanismo imposible de llevar a cabo, incluso para ellos que lo enzarzan.

Lo cierto es que, debe usted desconfiar de todo aquel que hace apología al puritanismo, suelen ser los menos indicados para aconsejar u opinar.

La idealización de la mujer saharaui, es la que no la ha permitido ser ella misma en nuestra sociedad. Es la que incita a las mujeres a llevar una doble vida (a ser de una manera u otra según el lugar y las personas que la rodean). Cuestionar esa idealización, es la puerta que nos permitirá comenzar a ser nosotras mismas.

Las mujeres saharauis, están continuamente buscando la aceptación de su entorno, aunque ello conlleve vulnerar sus derechos. Todo el peso de las exigencias de nuestra sociedad, recae sobre nosotras. La gravedad de todo esto, es que no nos paramos a pensar qué tan denigrante es para nosotras dichos actos.

¡Di basta al puritanismo moral! Sólo te llevará a crear en ti conflictos internos y externos. Sólo tendrás como resultado la enemistad y la frustración.

Todos cometemos errores. Somos seres imperfectos. Practica la honestidad, es la que te hará ser mejor persona y sobre todo, más tolerante y comprensiva ante los que te rodean y ante los que cometen errores. No pasa nada reconocer que eres humana y que tienes muchas imperfecciones. No pasa nada reconocer que tienes un machista en tu subconsciente que se resiste a desaparecer del todo. Basta ya de perfeccionismo.

El feminismo es toleranicia y comprensión, no un dogma intransigente y cruel. Debemos revisar nuestro feminismo. Debemos erradicar estos tintes autoritarios y perfeccionista que algunas personas están haciendo del feminismo.

Anuncios

Un comentario sobre “Opinión | La peligrosidad del puritanismo moral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s